Imegen del mapa de EEUU

Estados Unidos está comenzando a tomar conciencia de que no puede quedarse al margen de la lucha que hay en el mundo, lenta, pero lucha, contra el cambio climático. Un informe Departamento de Energía publicado ayer ha dado a conocer que el gobierno tiene el objetivo de que la energía eólica cubra el 20% de las necesidades de electricidad de Estados Unidos de aquí a 2030. Esto reduciría las emisiones de dióxido de carbono en 7.600 millones de toneladas.

Es la primera vez que el gobierno sale a decir algo semejante, y que valoran de esta forma la viabilidad técnica de la energía eólica para cubrir un quinto del consumo eléctrico.

En el informe dicen que algo primordial es reducir los costos de la tecnología eólica, y una nueva forma de transportar la electricidad. Esto asociado a un aumento de la capacidad de producción de los equipamientos. Como vimos en Colorado.

Anuncios

parque eólico en el mar

El mercado de las centrales eólicas en el mar podría alcanzar los 40.000 megavatios en 2020, la suficiente energía para abastecer a 30 millones de hogares en los Estados Unidos, ya que los recursos de viento en mar abierto en la costa atlántica y pacífica de los Estados Unidos excede la generación eléctrica del conjunto de la industria energética del país. Por Raúl Morales.

Las empresas que desarrollan centrales eólicas en el mar querrían, idealmente, que sus molinos de viento estuvieran situados a 32 kilómetros de la costa, donde los vientos soplan con más fuerza y durante más tiempo. Esta situación ideal no se puede cumplir: instalar turbinas en aguas con más de 20 metros de profundidad es muy costoso. Ahora, una nueva tecnología posibilita que las turbinas flotantes puedan ser instaladas en mar abierto con menos coste.

Algunas empresas están dando pasos para probar sistemas ya usados en las pesadas plataformas petrolíferas o de gas instaladas en la costa. En diciembre del año pasado, la empresa alemana Blue H Technologies probó la primera turbina flotante en la costa sur de Italia. El mes pasado, anunció que tenía planeado instalar un turbina adicional en la costa de Massachussets, Estados Unidos, y que barajaba la posibilidad de iniciar la construcción de una central eólica en la costa italiana el año que viene. Algo parecido está haciendo SWAY, con sede en Bergen, Noruega, que tiene pensado levantar un prototipo de turbina eólica flotante en 2010.

El interés por instalar turbinas eólicas lejos de la costa tiene su sentido. Según un análisis del Departamento de Energía de los Estados Unidos, General Electric y el Massachussets Technology Collaborative, los recursos de viento en mar abierto en la costa atlántica y pacífica de los Estados Unidos excede la generación eléctrica del conjunto de la industria energética de los Estados Unidos.

Mercado potencial

El éxito de las turbinas flotantes puede ser la puerta para explotar este enorme potencial. Las centrales instaladas en Dinamarca o Alemania sufren de lo mismo: limitaciones en el equipamiento marino para su construcción. La semana pasada, la consultora Emerging Energy Research anunció que, según sus cálculos, el mercado de las centrales eólicas en el mar podría alcanzar los 40.000 megavatios en 2020, la suficiente energía para abastecer a 30 millones de hogares en los Estados Unidos.

La turbina flotante de Blue H puede ser ensamblada en tierra firma y remolcada posteriormente a su posición en mar abierto. Con este planteamiento, se supera una de las principales dificultades a la hora de abordar estas instalaciones. En su parte superior se instaló una turbina de 80 kilovatios y un sensor que graba la fuerza de las olas y el viento a 10 kilómetros de la costa. Blue H ya está construyendo versiones de 2,5 y 3,5 megavatios que podrían ser instaladas este mismo año.

El tipo de plataforma que Blue H remontó el invierno pasado en Italia se denomina Tension-leg platorm, y es un diseño de plataforma petrolífera convencional que flota bajo la superficie marina y que está pensada para acceder a reservas a grandes profundidades.

Menos peso

Una rotación más rápida también significa menos par motor (la fuerza que es capaz de ejercer un motor en cada giro), lo que a su vez quiere decir que la estructura (rotor, generador y caja) es menos pesada. La instalación de 2,5 megavatios de Blue H pesará 97 toneladas, 53 menos que otra máquina del mercado con la misma potencia. Esto es una gran ventaja porque es menos peso que hay que empujar. Por otro lado, la plataforma y la turbina son más baratas de construir también. Blue H estima que sus centrales eólicas suministrarán energía a siete u ocho céntimos por kilovatio/hora, un precio equiparable a otras fuentes de energía.

La competidora de Blue H, la noruega SWA, está usando una combinación diferente de plataforma y turbina. Su diseño es una especie de boya que se alza o hunde en función de la acción de las olas. Requiere menos sujeción que la de Blue H. La boya, una columna de unos 200 metros de largo estará, sujeta a un lastre de 2.400 toneladas de grava en el lecho marino. Su turbina es de tres palas, pero con ligeras diferencias a las que se usan en tierra firme.

Generadores eólicos

China comenzó la construcción de la mayor base de producción de generadores eólicos de levitación magnética (maglev).

La base producirá una serie de generadores eólicos de levitación magnética con capacidad entre 400 a 5.000 vatios en la primera mitad del 2008.

El generador maglev, desarrollado por la compañía junto con el Instituto de Investigación Energética de la Academia de Ciencias de China, puede producir electricidad con vientos de hasta 1,5 metros por segundo.

El problema de las turbinas tradicionales es que requieren de fuertes vientos para funcionar, explicó Li Guokun, jefe de desarrollo de la nueva tecnología. Los generadores maglev reducirán a la mitad los costes de las bases eólicas, manteniendo el precio de la energía producida por debajo de 0,4 yuanes por kilovatio-hora, señaló Li.(1Dolar=7.5yuanes)

La compañía afirmó que el generador puede ser usado en islas, observatorios e incluso en las autopistas aprovechando el viento creado por los vehículos.

 

Julio Usaola, profesor de la UC3MFuente

La legislación española que regula la producción de energía exige hacer una oferta sobre la producción en el mercado y en caso de no cumplir con esa producción, la regulación vigente contempla penalizaciones. Es difícil predecir la velocidad del viento, la “materia prima” de la energía eólica, por eso dos científicos del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Carlos III de Madrid, Julio Usaola y Jorge Angarita, proponen dos métodos para minimizar esas penalizaciones.

En un reciente artículo de la revista Electric Power Systems Research, los profesores han presentado dos métodos de compensación de las desviaciónes basados en herramientas estadísticas y teniendo en cuenta datos reales sobre la producción de energía.

El primer método consiste en hacer una oferta por separado por parte de un generador eólico y otro hidráulico de manera que la generación hidráulica cubra las desviaciones de la generación eólica. El método también tiene en cuenta el precio del mercado de la energía eléctrica en cada ocasión porque, como explica el profesor Usaola, hay que considerar dicho precio con el fin de calcular si es rentable utilizar en ese momento la energía hidráulica para compensar el desvío de la producción de energía eólica o si por el contrario es más interesante reservar el valor de la energía hidráulica para usarlo en otra ocasión que produzca una mayor ventaja económica.

El método supone que la producción eólica futura es conocida con una precisión suficiente. A pesar del carácter variable del viento, esta producción se puede conocer con mucha exactitud cuando la anticipación es pequeña (una hora), que es un tiempo suficiente en muchos casos para variar la producción de la central hidráulica.

Pero este método cuenta con un importante escollo, como reconoce Julio Usaola: la legislación española actual no facilita hacer ofertas conjuntas entre un generador de la gran hidráulica y un generador eólico. Sólo pueden presentar ofertas conjuntas los generadores eólicos y los mini hidráulicos, que tienen una menor capacidad de regulación por su pequeño tamaño. Por lo tanto, y a pesar de que España es uno de los países pioneros en la posibilidad de presentar la energía eólica al mercado, se trata de un método de aplicación en el futuro, cuando este tipo de operaciones estén permitidas. Aún así, los científicos han diseñado un método con datos realistas y que responde a una necesidad actual de este tipo de empresas.

La otra solución propuesta es tener en cuenta la incertidumbre de la generación eólica para presentar una oferta al mercado que minimice las penalizaciones. Esta estrategia es simplemente eólica y por tanto su aplicación es factible. La novedad consiste en considerar la incertidumbre dentro un sistema de predicción y no manejar solamente la persistencia.

En este caso la formulación propuesta utiliza una herramienta de predicción de producción eólica a corto plazo que es el programa SIPRÉOLICO, desarrollado por la Universidad Carlos III de Madrid para Red Eléctrica de España y que es el utilizado por esta empresa para las predicciones de la producción del sistema eléctrico peninsular. Esta herramienta constituye un método riguroso que aporta una predicción ajustada a la producción y que además ofrece alternativas reales de maniobra en el mercado para minimizar las penalizaciones. La predicción se puede hacer con una antelación de hasta cuarenta y ocho horas.

 Iberdrola

Los generadores estarán instalados en Ferreira, en la comarca granadina de El Marquesado, donde está situada la fábrica de EOZEN y donde Iberdrola Renovables tiene un complejo eólico en el que invertirá mil millones de euros en los próximos dos años.

Dicho complejo es considerado el más grande de Andalucía y el segundo de Europa, con una capacidad de generación de 198 MW.

Se prevé que con las instalación de los generadores eólicos, la producción anual de estos 1,5 MW sustituirá a 3.225 Toneladas Equivalentes de Petróleo (TEP) al año y evitará la emisión a la atmósfera de 22.500 toneladas de dióxido de carbono.

Iberdrola cuenta con una capacidad de generación de 4.570 MW en España, de los cuales 4.228 corresponden a energía eólica.

     
 

Del décimo lugar mundial hace dos años en términos de instalaciones anuales de generadores eólicos, China
pasó al quinto lugar, detrás de los Estados Unidos, Alemania, India y España. La capacidad total de los parques de aerogeneradores recientemente instalados en el país alcanzan 3.3GW en 2007, a partir de 1,3GW en 2006, lo que representa un crecimiento del 150% sobre la media mundial, que se sitúa en el 40% de crecimiento para el mismo año, según un reciente estudio publicado por la Chinese Wind Energy Asociación (CWEA).

Las tecnologías extranjeras representaban un 65,9% de los aerogeneradores en China a finales de 2006, con fabricantes internacionales como la sociedad danesa Vestas o la española Gamesa, la americana GE y Nordex dominando el mercado, según las estadísticas de la CWEA. Pero la situación cambió enormemente en un año. Las estadísticas de la CWEA indican que la industria eólica china rectificó, relegando las importaciones al 44% del mercado de las nuevas instalaciones en 2007.

El líder chino en equipamiento eólico, Xinjiang Goldwind, cuyas cuotas de mercado se elevaron un 264% a 131
yuans con relación a su oferta inicial su primer día de comercialización, en diciembre, sobre el Shenzhen Stock Exchange, produjo alrededor de un 45% de las turbinas recientemente instaladas en China el año pasado,
o sea una cifra equivalente a la suma de los equipamientos instalados por todos los fabricantes extranjeros.

“El bajo precio es la ventaja principal de las turbinas chinas”, dice Shi Pengfei, vicepresidente de la CWEA, “pues
es importante, para seguir siendo competitivo, que los productores extranjeros bajen sus precios”, añadió. Producir en China para el mercado chino es una de las soluciones. Nordex produce actualmente un 100%
de sus palas de rotor y barquillas -el compartimento donde se coloca el motor- en China, pero solamente el 30% de los otros componentes vienen de proveedores locales, reduciendo al 70% la parte de material siempre importada de Europa.

A pesar de una competencia salvaje en China sobre los costes, los productores extranjeros tienen siempre
la ventaja de ofrecer las turbinas más grandes, dice Shi. Las turbinas chinas más corrientes son de una potencia de 750 kW, mientras que la mayoría de los productos europeos generan 2 MW.

Sin embargo, el peritaje nacional aumenta.Tres productores de turbinas chinas han comenzado las pruebas y la
producción de turbinas de 1,5 MW el año pasado. Goldwind comenzó a trabajar con una empresa de concepción alemana en 2001 y produjo turbinas de 1,5MW en 2007. Este mes, han adquirido un 70% de las partes del fabricante de turbinas alemán Vensys Energy AG, que ayudará a Goldwin en la producción de grandes turbinas eólicas.

 

 

El consejero de Industria, Javier del Olmo, anunció ayer en el pleno que los 20 parques eólicos que se van a instalar en Cantabria, de 50 megavatios cada uno, retornarán una inversión a la comunidad autónoma de más de 250 millones de euros.
 
En respuesta a una pregunta de la diputada popular María Antonia Cortabitarte, Del Olmo informó que la campaña para difundir el plan de energía eólica en los medios de comunicación tiene un coste de algo más de 193.400 euros. Para Cortabitarte es una «vergüenza» que se gaste ese dinero en algo que «no existe». Se preguntó dónde está el documento del plan de energía eólica ya que «lo único que sabemos es el anuncio de los dos niños con la sábana de la vecina», ironizó. Criticó que se acometa ahora otro estudio para conocer las zonas idóneas de ubicación de los parques, algo que ya está realizado.

Cortabitarte censuró que se haya encargado un nuevo estudio para la ubicación de los parques eólicos, ya que recordó que las zonas quedaron determinadas en el Plan Energético Regional. «Si esos estudios ya se hicieron para el Plan de Energías, ¿qué es lo que ha pasado? ¿ahora ha cambiado el viento?», bromeó la parlamentaria de la oposición.

Para el Partido Popular, el Gobierno regional «no sabe qué van a hacer con los parques eólicos», un proyecto que en principio «al presidente le causaba adversión». Añadió que el primer paso para la puesta en marcha de los parques es levantar la moratoria eólica, que todavía no se ha realizado.

Del Olmo replicó a la diputada del PP que lo que se gaste en difundir el plan se abonará por los adjudicatarios. Indicó que son insuficientes los 300 megavatios proyectados inicialmente. Por eso hay que hacer un nuevo estudio, apuntó, y definir no las zonas prioritarias que ya están contempladas, sino dónde «son indispensables».

Cada uno de los 20 parques contará con 50 megavatios por lo que se conseguirá «más potencia con el mismo efecto visual». El objetivo es que Cantabria se pueda abastecer en un 40% de su energía de parques eólicos, convirtiéndose en una región poco dependiente. Reiteró lo anunciado en un punto anterior por el portavoz socialista, Martín Berriolope, de que la inversión en parques eólicos es de mil millones.

Posteado por: haldulus | 24 abril 2008

Construirán una Torre Supereficiente en Chicago

 

En Metaefficient me encuentro con uno de los diseños de edificios eficientes más interesante que he visto. Se trata de la Clean Technology Tower, una torre que será construida en Chicago.

Tendrá turbinas eólicas posicionadas en varios rincones del edificio, para capturar el viento en su velocidad máxima. Esa velocidad también está dada por el diseño y la aerodinamia de la torre que dirige el viejo hacia donde se encuentran los aerogeneradores.

Lo interesante es que el viento que se genera por el diseño de la torre, también será utilizado para ventilar los espacios interiores. También tendrá energía solar, el domo estará forrado en paneles solares.

El complejo en sí incluirá oficinas, un hotel, un spa, y un centro comercial. Fue diseñado por Adrian Smith y Gordon Gill.

 

La generación eólica batió el pasado viernes, a las 16 horas y 50 minutos, su mejor marca de producción, con 10.880 MW en funcionamiento, es decir, que superó en más de 800 MW el anterior registro máximo, logrado precisamente el día anterior, fecha que tuvo una punta de producción, a mediodía, de 10.058 MW.

El máximo del viernes supuso en ese momento una aportación de la energía eólica a la cobertura de la demanda del 30%. En cuanto a la producción diaria, se elevó hasta los 213.170 MWh, lo que constituye también un nuevo máximo histórico, pues cubrió el 28% de la demanda siendo, según datos de la Asociación Empresarial Eólica, “la segunda tecnología de ese día, solo superada por el ciclo combinado con  217.706 MWh, pero muy por delante de la energía nuclear, que produjo 110.989 MWh, del carbón, con 90.816 MWh, y de la hidráulica, con 82.698 MWh”.

Según los datos de Red Eléctrica de España (REE), la generación eólica alcanza ya en lo que va de año 11.279.018 MWh, lo que supone un incremento del 23,86% respecto al mismo periodo del año anterior, pese a que el mes de febrero registró unos niveles muy bajos de viento.

El denominador común de todos estos altos registros de generación eólica es, según la Asociación Empresarial Eólica, “la ausencia de incidentes en la operación del sistema, lo que confirma los óptimos niveles de integración en red que se han alcanzado”.

Una de las claves de esa integración es el Centro de Control para el Régimen Especial (Cecre) de REE, que es definido por Red Eléctrica como “el primer centro del mundo creado para que pueda haber en cada instante el máximo de energía renovable en el sistema eléctrico en condiciones de seguridad”.

El Cecre ha recibido recientemente el Premio Europeo de Medio Ambiente 2007-08, sección española, concedido por la fundación Entorno-BCSD España, en la categoría “producto para el desarrollo sostenible”.

Posteado por: haldulus | 22 abril 2008

La energía eólica es la mejor fuente de energía actual

Según la directora adjunta de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA) , la física Ana María Cetto afirma que la energía eólica es la mejor fuente de energía actual, seguida de la nuclear, y las peores son el carbón y el gas natural.

Cetto ha puntualizado que desde el punto de vista de impacto ambiental, seguridad y de costes externos, la energía eólica es superior, según coinciden varios estudios, seguida de la nuclear, que produce el 16% de la electricidad actual.

Ana María Cetto ha recordado que a finales de siglo se requerirán 3,5 veces más energía que la que se produce en la actualidad, lo que significa que la nuclear tendrá un papel muy importante, a menos que aparezcan otras fuentes energéticas que no se sospechan o que actualmente no se consideran como tales.

Para esta física es difícil concebir un escenario en el que esté ausente la energía nuclear ante el crecimiento de la demanda que se está generando, y ha recordado que ahora 26 países buscan cerrar el ciclo del combustible, el uranio, para evitar sacar más mineral de las minas y poder reutilizar los residuos.

La directora adjunta de la IAEA ha remarcado que de todas las fuentes de energía actuales, el carbón y el gas natural, por los gases invernadero y la contaminación de la atmósfera que producen, son los de mayor impacto ambiental, seguidos de las energías fósiles, que ya están acabando.

Categorías